La historia escrita acalla la sonoridad de la palabra